lunes, 16 de junio de 2008

Mi año sabático

Lo peor de tomarse un año sabático es que se acaba cuando empiezas a cogerle gustillo.

Hace diez meses y después de años de trabajo sin apenas vacaciones, mal remunerado y en pésimas condiciones decidí armarme de valor y probar como es eso de no hacer nada.

Levantarme cuando despierto, comer cuando tengo hambre, tiempo para leer, sin prisas, paseos con mi perro, tumbarme al sol, baños de espuma, tratamientos corporales, cañitas con las amigas, enriquecer mi relación de pareja, viajes, intentar tener un bebé, casarme (en este orden), comenzar los trámites de adopción, parar a verme por dentro y saber qué quiero en este momento. Para todo esto han dado estos meses.

Olvidé estar corriendo todo el día de acá para allá, tener un bloqueo mental constante, estar agobiada y de mal humor todo el día, no ver, no dormir, no comer.

He renunciado a comprarme caprichos y a tener cierto reconocimiento social, pero es evidente que ha merecido la pena.

Es ahora cuando tengo que decidir volver a empezar, y aunque sé que lo haré, algo me dice que las cosas no serán lo mismo, porque yo no soy la de hace un año.


En definitiva, y como reza ese famoso anuncio, "no es lo que tengo, es lo que soy".

6 comentarios:

circe dijo...

Hola María...así que has comenzado hace poco esta aventura, eh?...Pues yo tb estoy en medio de un "año" sabático -aunque espero que no llegue a un año...Aunque, sinceramente, el mio tiene muchos menos motivos que el tuyo: simplemente desintoxicarme de un mal trabajo...jajajja...Ahora!!...cómo es eso de levantarte tarde cuando todos trabajan,eh?...jajajja...chao

María dijo...

Veo que compartimos tiempo libre, je, je.
Lo del placer de levantarnos tarde que quede entre tú y yo, no siendo que comencemos a tener más socios y el país se vaya a pique, je.
Chao.

Cabezota sin remedio, corazón enorme dijo...

Yo no tuve uno, tuve 3 años y 9 meses, y me vinieron lamar de bien.

No hay nada mejor para conocerse a sí mismo. Y en ese momento puedes ya saber lo qué quieres de los demás.

María dijo...

Cabezota: y sobre todo saber qué quieres tú y el papel que juegan los demás en tu vida.
Debería ser obligado para todo el mundo cada ¿5 años?

Un saludo.

Kiri_dido dijo...

Es importante tener tiempo para una misma. Yo estoy en el mismo proceso aunque no es que haya tenido un año sabático sino que mi trabajo no es continúo y como soy impaciente...me paso el tiempo de descanso deseando trabajar y cuando trabajo al revés. Vamos que estoy buscando el equilibrio. Pero me gustaría poder dedicarme tiempo para mi pero disfrutarlo. Maldito dinero:-). Me gustó tu post...y el orden de tus elecciones. Bss.

María dijo...

Kiri: ¡Ese ansiado equilibrio!! Debe cotizarse a la alta...

Sigo disfrutando de estos meses, reconozco que soy afortunada.

Besos.