martes, 30 de marzo de 2010

DE MÚSICA Y CUENTOS POPULARES


Oigo una y otra vez una cancioncilla que se queda grabada y que no me gusta, sólo muestro algo de interés por captar la letra ya que el que pone la voz compartió aulas conmigo y una siente curiosidad de cómo pueden llegar arriba "autores" de ese tipo y mientras hay tanta valía desperdiciada.
Y me vino a cuento ponerle un final a la poesía romántica, a la canción melódica, a Cenicienta o Blancanieves, pero no tengo las palabras, ni la experiencia suficiente para adornarlo y que quede bonito.
Todo acaba en boda, comilona y felicidad, cómo si ese instante fuera el objetivo, la meta a alcanzar.
Como en toda carrera, una vez que se cruza la línea que señala el final, se debe empezar a pensar en el siguiente reto, pero debes tener en cuenta que ya no vas sólo e igual hay que modificar algunas variables: velocidad, potencia, descanso.
Dos personas que viajan juntas deben ir de la mano si no quieren perderse entre el gentío.
Nadie dijo que fuera fácil, pero puede ser maravilloso si los dos vamos por el mismo camino.

3 comentarios:

La sonrisa de Hiperión dijo...

Es que realmente nunca fue fácil...

Saludos y un abrazo enorme.

Noelplebeyo dijo...

Tampoco veo yo que los ritmos sean diferentes si no se cambia la perspectiva...llegar al final al mismo tiempo es más difícil que empezar al unísono no ??

Besos

Ingrid Dietricht dijo...

Y fueron felices y comieron perdices ¿Todos los días...? Las perdices cansan ó empachan ;-). Me has intrigado ¿Alguna pista sobre el grupo ó artífice de la canción? ;-) Besotes