martes, 20 de octubre de 2015

"PARAVIDA"

De la red

Paseando una tarde lluviosa por una calle cualquiera, llamó mi atención un paraguas que se vendía a precio de saldo.

Una gota aislada me dio la señal, pegué un brinco y en cuestión de minutos me hice con él.

De repente un trueno hizo temblar el suelo y sin saber cómo ni por qué, me elevé, primero unos metros y después unos kilómetros, del asfaltado suelo.

Mis piernas descansaron, pero mis brazos tuvieron que tensarse para sujetarse bien fuerte al paraguas abierto, que en cuestión de segundos cambió de profesión: ahora le tocaba ser mi salvavidas.

Desde ahí arriba, la visión de los tejados tan imperfectos contrastaba con la perfección de las carreteras y autopistas, y no pude evitar cuestionarme dónde prefería aterrizar.

Los tejados son complejos, los construyen con entramados inamovibles en el tiempo, pero se van desgastando y aunque no lo parezcan, algunos son frágiles por dentro. Además están llenos de antenas puntiagudas, de nidos de palomas con huevos de sus crías, y no quisiera ser yo la culpable de que no nazcan esas palomitas.

Las carreteras, sin embargo, son vastas, lisas, largas y muy bien definidas. Pero corro el riesgo de que me atropelle un camión cargado de cactus importados desde algún desierto lejano y terminar con púas adheridas a mi piel para el resto de mi vida.

Por lo que ...cierro los ojos y decido seguir viajando, que las corrientes de aire fabriquen mi cama y que las plumas sueltas de los pájaros formen mi edredón. Adoro el silencio que se respira allí arriba, me nutre el vacío, la nada, la luna, el sol...

Fuiste un paraguas, fuiste un paracaídas, hoy te cambio el nombre y te llamo desde ya mi paraVIDA.



20 comentarios:

ana dijo...

Una aventura maravillosa te llevo a hacer ese misterioso paraguas, (yo también quiero uno)espero que te eleve muy alto y puedas disfrutar del paisaje y luego te deposite con suavidad. Un abrazo

Noelplebeyo dijo...

las varillas deben ser resistentes, y no te estoy llamando gorda

Entre tejados y carreteras, como siempre hay término medio, llamado aceras


Si vuelas, y ves nubes, envíame unas pocas, que aquí los paraguas son reliquias industriales

Ingrid Dietrich dijo...

Las autopistas llenas de autos a toda velocidad, ruído y personas dormidas. Los tejados, están bien para parar el vuelo un rato y mirarlos y sentirte arriba por unos instantes. Lo mejor es flotar suavemente como una pompa de jabón y hacer viaje con otras :-)

alp dijo...

Se puede asemejar a la metáfora de la vida...un beso desde Murcia...y por aquí lloviendo mucho a hora mismo..un beso desde Murcia...

Juana la Loca dijo...

que bonita palabra "paravidas"
ojalá yo encontrase uno.... lo necesito con urgencia!!!
besos.

Miguel Ángel Pegarz dijo...

Muy lírico y toda una metáfora. Pura prosa poética.

Sicilia dijo...

Póngase casco, lo mismo le hacen la prueba de alcoholemia...
Un Martini Mary Pnppins
Beso
S

Liliana dijo...

jajaja te salvaste de quedar como puercoespín! (por lo de los cactus)

te vi en casa de A. y vine a visitarte, si no te importa, por aquí andaré =)))

Besos

María dijo...

Recojo esos deseos y los llevaré conmigo.

Tu visita alumbra mi casita. Un besazo.

María dijo...

Apunto los recados.

PD. Cualquier día el cartero llamará a tu puerta.

María dijo...

Viajamos juntas? (De pompa a pompa)

Besazos.

María dijo...

Que bien que lo veas así!

Un beso!!

María dijo...

Busca, nunca dejes de buscar.

Besazos.

María dijo...

Piropazo, gracias!!

Un saludo

María dijo...

Jejeje, se me pasó el detalle.

Lo apunto.

Saludos!

María dijo...

Casi casi, jejejeje.

Encantada de recibirte y contenta por descubrirte!

Bienvenida!

Katrina dijo...

Nada más valiente que seguir viajando!
A ver hasta donde te lleva ese paravida!

Saludos

María dijo...

Ojalá sea a destinos añorados!

Besazos.

Liliana dijo...

Buena semana!

=)))

María dijo...

Deseo recibido y lo mismo para allá!