martes, 16 de junio de 2009

Desequilibrios



La naturaleza es sabia, no digo nada nuevo, ser consciente de su equilibrio me transmite paz, en tiempos de guerra.

El agua corre por donde debe, el árbol crece donde corresponde, la ardilla crea el impulso justo para saltar de rama en rama con sólo echar un vistazo a la distancia.

Parece todo tan fácil.

Y aquí estamos los que creemos gobernar el mundo, totalmente desequilibrados, estando donde no deberíamos estar, y pasándonos o quedándonos cortos al saltar a otras ramas.

Es todo tan complicado.

Deberíamos empezar por ser sinceros, por decir lo que sentimos, por ser claros ante los demás, tantas capas encima de nosotros hace imposible ver qué hay debajo, se malinterpretan los hechos, se da por hecho lo que no y se hace lo que sí ¿en quién puedes confiar al 100%?

Las decepciones abundan, y como en la naturaleza muchas veces es mejor no mezclarse con otras especies, más que nada por que se puede dar la circunstancia de desequilibrar el ecosistema.

5 comentarios:

Noelplebeyo dijo...

De ahí tu nombre, que siempre me ha encantado...hay que andar con sumo cuidado por donde se camina...pero más vale decepción que expectativa eterna...siempre hay quien equilibra y reconforta

Besos

Agustin dijo...

Dice:
"Dios puso al hombre en el mundo a su imagen y semejanza"
Y sin embargo somos tan insignificantes, tan imperfectos... tenemos tanto que aprender.
Un saludo

cleira dijo...

"Las decepciones abundan"... si, pero ensenan un montón y nos mantienen a la espectativa siempre.

Ezne dijo...

Somos lo peor que le ha pasado a este mundo... porque todo sigue un cauce, todo es perfecto... salvo nosotros, que venimos a destrozar lo que tocamos (incluyendo nuestras propias vidas...)

Creoq ue hoy estoy pesimista...

Un besito

Európides dijo...

Todos nos sentimos por uno u otro motivo decpecionados. Y si no es con el gobierno, con los vecinos, con los amigos, con la familia.
A veces culpa nuestra y otras de circunstancias o de los demás, pero las decepciones no nos las quita nadie.
Saludos