miércoles, 26 de septiembre de 2012

DESTINO


Dormiré inducida por drogas, tendré sueños artificiales y por ello, dulces. Despertaré con esperanza, anhelando sentir vida, más allá de la que poseo.


Quizá tres sea el número, el de mi suerte y el de vuestro destino, quizá el verano traiga lloros, quizá sea ahora y no antes.

Y mientras imagino cómo será teneros en mis brazos, siento: siento paz, siento calma, siento que estoy cerca y con eso, me conformo.

2 comentarios:

Plebeyo Sir dijo...

pinta bien, seguro

María dijo...

Así fue, un sueño que se confunde con el despertar.

Un besooo