jueves, 20 de marzo de 2014

FLORECER

Y llegan las flores, inundan con su olor las calles y consiguen que tomes bocanadas de aire con sabor a lavanda.

Tumbada en la tierra, rozar con los dedos pedacitos de naturaleza, alzar la vista y observar a lo lejos el movimiento de las nubes, ponerle nombre a las formas y ver como en breve modifican su perfil para terminar siendo una masa volátil sin sentido ni razón.

Durante unos minutos parece que todo cuadra, el sol, el calor, las sonrisas del entorno, la valentía del momento, las palabras que provocan efectos visibles en la piel, el contacto de dos miradas que buscan y encuentran, ese tú y ese yo, un sin sentido, pero más terapéutico que una visita al doctor.

Y es que la vida es esto, detalles elevados a su máxima expresión, todo lo que nos pasa desapercibido por estar siempre ahí y no prestarle demasiada atención, un color, una silueta, un aroma, un sonido, una letra, una canción, instantes breves que pueden conseguir que te centres en la importancia de tu respiración, en buscar calidad en lo que entra y repartir por el cuerpo como chispitas de brillantina dosis y dosis de motivos para actuar con el corazón.

6 comentarios:

Noelplebeyo dijo...

Que bárbaro!!!!

Si aprecias todo esto con la respiración, que plader el estar en tus pulmones.

Mágica primavera, incluida sus alergias

Misterio dijo...

Plenamente de acuerdo contigo.

Hay cosas muy sencillas que nos hacen felices.

Muchos besos.

RECOMENZAR dijo...

siempre en busca en la vida de blogs y cosas que me gustan te encontré o mejor dicho encontre tus bwllas letras

María dijo...

Achís!! Pero sonriendo!
;)

María dijo...

Y que siga siendo así!!

Un besazo

María dijo...

Un placer recibirte, las puertas quedan abiertas de par en par.

Bienvenida!!