miércoles, 10 de septiembre de 2014

DIÁLOGO

- ¡Doctor, duele el corazón!!!

- Una pastillita roja cada ocho horas, eleva el ánimo y anestesia la razón.

- ¡No, no! No quiero paliativos, busco una solución.

- Entonces psicoterapia, combinada con Prozac en dos meses como un campeón.

- Pero...no me gusta hablarlo, prefiero el alcohol, reír sin motivo alguno y olvidar lo que pasó.

- Quizá deberíamos probar el eletroshock, tiene efectos secundarios como la amnesia y la confusión.

- Ingresar y tener que pincharme, no entra dentro de lo que busco yo. Los demás no lo entienden y se me acelera el pulso cuando grito en plena calle que siento una punzada en el ventrículo izquierdo si respiro hondo o camino por el callejón.

- Llegados a este punto, tomaremos una medida drástica: practicar una lobotomía, conseguirá olvidar el olvido, vivirá sin recuerdos ni huellas del pasado, empezará de cero ese mismo día, nuevo aprendizaje, nueva personalidad, nueva vida.

- ¿Me protegerá eso en un futuro, nunca más volverá el dolor?

- Amigo mío, no puedo ofrecerte garantías, porque desaparecerá el pasado, pero el futuro puede guardar desazón, al fin y al cabo todo esto forma parte de nuestra vida, montones de alegría y montículos de decepción.

- Creo que le estoy viendo las orejas al lobo, me iré a casa, prepararé caldo de pollo, lloraré y sacaré miles de lágrimas, ni siquiera limpiaré el polvo, dedicaré horas a mi pena, conversaré con ella, intentaré entenderla, escucharé sus quejas, defenderé mi postura, buscaremos desesperadamente la tregua durante la noche, a oscuras, conseguiré encontrar la espinita que me provoca el dolor, la sacaré con cuidado de dentro, la miraré de frente y por fin podré volver a sonreír con ganas al resto de la gente.

6 comentarios:

Noelplebeyo dijo...

Estos diálogos son peligrosos. Si acabas tomando una pastilla, al final será azul;si hablas con la psicóloga, te lias con o por ella; el alcohol desemboca en inhibición y de ahí al dormitorio; lo de los calambres, producen reacciones musculares incontroladas, y lo de cortar, acaba por volverte primario, y que es lo único?

El caldo, por cierto, no ne gusta.

Hoy me pillas un poquito trastornado

Juana la Loca dijo...

así estoy yo, dialogando, conversando y hasta llegando a consenso.... pero me tiene demasiado cariño y no quiere irse de mi lado

María dijo...

Nada mejor leer un escrito tan absurdo en esos días transtornado!

;)

María dijo...

Si está bien agarrada, es posible que toque frotarla con estropajo, lo que sea con tal de que llegue un día que no quede ni rastro.

Ánimo y un abrazo

Sakkarah Carmen Magia dijo...

Me ha encantado...

El remedio más efectivo es conocer la causa y aceptarla, no luchar contra ello, porque duele aún más...

Muchos besos :)

María dijo...

Totalmente de acuerdo! Y escribirlo ayuda!!

Besazo