viernes, 10 de julio de 2015

MÍO

De la red

Navegando torpemente entre mis sueños... creo reconocer a un alma limpia e inocente, de esas que nunca hallarías en este mundo de la realidad. 

La diferencio porque emite luz, pequeños rayos picudos, fluorescentes y llamativos, de hecho según anda, van cayéndose trocitos de ellos por el suelo y, todos juntos delimitan un camino.

Algo me obliga a seguirlo, una fuerza venida del hartazgo, la melancolía, los engaños, las falsedades, las amistades a medias, las palabras y los gestos que quedan relegados a un segundo plano cuando tu mente te juega malas pasadas y se estanca en ello: no hay más, únicamente ello, ello, ello...

No soy dueña de nadie en mis sueños, no soy propiedad exclusiva ni soy una proyección para ser admirada y poco más. Soy libre allí y si me apetece pasear con un elefante volador por el parque, sólo tengo que tener cuidado de que no se enganche en algún árbol.

En la vida real, cuando abro los ojos por la mañana, me cuesta una barbaridad encontrar motivos: para mirar, para hablar, para hacer, para escuchar. Busco mi elefante para asegurarme de que existía y sólo encuentro ramas secas de chopos, una abeja muerta y alguna que otra fruta podrida. 

Pequeñas señales que me devuelven la esperanza: soy mujer, soy la escritora de mi historia, soy la que adorna o desnuda mi cuerpo, la que decide, la que ríe, la que llora.       

Soy muchas cosas juntas, pero también una sola: la dueña de mi vida, mi guardiana, mi confesora. La que más me quiere y la que más me admira.



10 comentarios:

AtHeNeA dijo...

Esa luz que asoma por la ventana cada mañana y conquista nuestra pupila, recordandonos que estámos listas para otra batalla.
La pintora la que traza con lineas maestras su propia obra, y... En ella hasta los borrones tienen duende, magia e historia.

Mi abraz✴
Me encuentro en tus letras, gracias

Carmen Magia dijo...

Leyéndote, tengo mucho que aprender de ti... Siempre me tocas el alma.

Me gusta la fantasía, y antes sabía refugiarme en ella. Hoy día me cuesta un poco y por eso las cosas no van como yo quisiera. Creo que volveré a intentar encontrar allí a esos corazones limpios y sinceros.

También creo que tengo que quererme más, pues como dices soy la guardiana de mi vida...

Gracias por escribir todo lo que escribes... y por ser como eres.

Muchos besos

A. dijo...


La verdad es que no me gusta comentar con la tristeza encriptada en mis dedos, porque suelo ser bastante subjetiva, pero quería agradecer tu visita a mi espacio (que también es tuyo).
Sabes María, creo que nos exigimos demasiado, que nos cuesta entender que somos seres imperfectos, que la vida es imperfecta por donde le miremos.
Llevo días con una tristeza que se muerde la cola, motivos para sentirme así son muchos y aunque no he de mencionarlos aquí te juro que son de peso.
Pero con todo y eso, lucho cada día por celebrar lo bueno, por dejar de buscar motivos y enfocarme en crearlos, por repetirme una y otra vez que la vida es esto, que debemos asimilar nuestras pérdidas y ganancias, contabilizar nuestras pequeñas tragedias y aprender de ellas, vivir con plenitud María, que por algo estamos aquí.

Te dejo un abrazo enorme, y ya sabes... a sonreír que estamos vivas.

Juana la Loca dijo...

eres en definitiva una mujer maravillosa
besos de mucho calor!!

Noelplebeyo dijo...

Un ser armónico en sí mismo

Las contradicciones y las incomprensiones son ineludibles mas no deben modificar lo esencial

María dijo...

Momentos buenos, malos, ponerles color y tenderlos al sol para que sequen...

Abrazazo.

María dijo...

Vuelve a esos mundos, tienen la ventaja de no poseer esquinas.

:) besazo

María dijo...

Noto que tienes fuerza. Continúa así, yo tampoco decaigo pese a las adversidades.

Un abrazo inmenso.

María dijo...

Guau! Lo dijo otra maravillosa mujer!

Más besos!!

María dijo...

Esto es ser, lo demás tener.

Besos.