lunes, 6 de julio de 2015

TE AMO...

Prestada

...le dijo la llave al candado. 

Y se encargó desde entonces de abrirlo y cerrarlo, pero no de cualquier forma, con sumo interés: lo escuchaba antes de rozarlo, oía sus lloros desde lejos cuando el frío helaba su cuerpo metálico, se deleitaba con sus risas aquellos instantes en los que el sol aumentaba su belleza ofreciendo destellos amarillos y dorados.

La llave era feliz simplemente con mirarlo. El candado esperaba ansioso cada día el contacto físico para sentirse completo y realizado.

El tiempo fue pasando y los dos sentían que faltaba algo en su relación. "Un viaje arriesgado" -dijo él cierto día con la boca pequeña, mientras la lluvia lo azotaba durante una terrible tormenta veraniega. El plan, a priori, se presentaba complicado.

Pero el destino les tenía preparada la solución. Aquel viernes manos humanas los despojaron de sus ataduras. Horas y horas después salieron de la oscuridad y por un instante fueron conscientes de que nada volvería a ser igual.

El ambiente era húmedo, pero agradable, las vistas eran impresionantes desde allí. El candado supo que quería vivir y morir en aquel lugar... y su deseo se cumplió.

Fue todo muy rápido, garabatearon algo en él, la llave lo abrió, la llave lo cerró, y cuando empezaba a acomodarse y a respirar ese aire puro, lo supo: nunca más la volvería a ver, nunca más se sonrojaría con ella, nunca más lo besarían mientras le susurraban poesías de amor.

Ese día murió algo en él. Pero contradictoriamente, y aunque aún no lo sabía, resulta que la renuncia engrandeció aquel querer. 


12 comentarios:

AtHeNeA dijo...

La contrapartida, esa parte, melodía, sueño, mano amiga...
Ese sentir cuando ambos se intuyen y sienten... Y ese sentir cuando la ausencia les envuelve- aún lejos- y abraza.

Un abraz✴
me encanta!

Katrina dijo...

Pero que buena historia! me gusta cuando las letras nos dan una forma nueva de ver las cosas... es algo lindo y entretenido; sumamente aplicable a la vida.
Me quedo con el final

Saludos!

Carmen Magia dijo...

Qué historia tan bella y tierna representada con un candado...

Precioso...

Muchos besos

Juana la Loca dijo...

no creo en las relaciones con candados y llaves..... normal que el pobre candado respirase por fin!
besos

Juana la Loca dijo...

no creo en las relaciones con candados y llaves..... normal que el pobre candado respirase por fin!
besos

Juana la Loca dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Noelplebeyo dijo...

Acabaría la llave en el fondo del río y el candado junto a ella, cuando se hunda el puente

O reciclado

María dijo...

Nada más que añadir :)

Besos

María dijo...

El secreto de las palabras, son magia.

Besazos.

María dijo...

Inventando con la ayuda de una imagen...

Abrazo.

María dijo...

Jajaa, ese es el dilema muchas veces... Hay que elegir.

Besazos.

María dijo...

En el fondo del mar... Difícil encontrarse, aunque todo es posible.