lunes, 21 de diciembre de 2015

MENSAJES LUNARES

De la red

Esa noche algo me hizo mirar hacia la luna, estaba llena, lucía orgullosa, le hice una pregunta retórica y de repente tembló. En cuestión de segundos empezaron a desprenderse letras de las capas superficiales de su piel. 

Viajaban a velocidad de vértigo y, como si yo las atrajera con la fuerza de un imán, fueron cayendo, una a una, a mi alrededor. Algunas derraparon y formaron nubes de polvo que me hicieron toser y cerrar los ojos, de tal forma que al volverlos a abrir me encontré rodeada de cientos de palabras ininteligibles para mí.

La luna había desaparecido, se transformó en poesía desparramada por los rincones de un planeta que verdaderamente, la necesitaba.

Y mi labor fue darle forma, escuchar los gritos que se oían al fondo e ir colocando las letras para otorgar réplicas. Un trabajo con grandes dosis de responsabilidad a mi espalda, ya que quizá mis respuestas llevan mucho de mí y pierden el sentido al llegar a sus mesas.

Por lo que me esforcé mucho para ser objetiva, con paciencia vacié de mi mente toda mi vida, y sólo entonces empezó a fluir lo que buscaba: escribí cientos y cientos de poemas dirigidos a amantes furtivos, a soledades obligadas, a corazones destrozados y a esos poetas que deambulan por las calles empedradas.

Cuando sólo quedaban un montón de letras cualquiera por el suelo desperdigadas, dejaron de llegar preguntas. Alcé la vista al cielo y vi que, de nuevo, una luz nocturna brillaba. Estaba un poco más pequeña que la última vez, un poco menos brillante, un poco más gastada.

Llegué a la conclusión entonces, de que la luna nos aporta calma, nos devuelve la ilusión, pone a nuestro alcance su visión privilegiada y nos ayuda a ordenar nuestro caos cuando no somos capaces de encontrarle una función.

Guardé esas letras, hago combinaciones, les busco sitio, les doy la vuelta, estoy segura de que en cualquier momento encontraré la respuesta que espero, cuando llegue: la leeré, la memorizaré, la aceptaré y hasta que aparezca el próximo dilema, trataré de vivir mucho de día y por la noche, echar sólo un vistazo a la luna, sobre todo cuando esté llena.



14 comentarios:

ana dijo...

Faltan muy poquitos días para verla otra vez llena, llena de hermosura y belleza, pletórica de luz y yo saldré para observarla y a ver si me deja también sus letras para poder dar respuesta a preguntas que tengo por ahí esperando una respuesta. Un fuerte abrazo y ¡FELICES FIESTAS!

Noelplebeyo dijo...

será cuestión de proteger a la luna, y de cultivar un código propio que restaure a los poemas selenitas perdidos

Juana la Loca dijo...

maravilloso....
a mi también me fascina la luna....
feliz navidad reina...
besos miles....

Lunna dijo...

Me ha encantado.

Te deseo Felices Días.

Llegan días muy especiales, las cosas no volverán a ser las mismas:

¿o tal vez sí?

Estas fechas nos cambian, rejuvenece la memoria y con la barra de carmín rojo pasión nos dibujamos una sonrisa que demasiadas veces esconde el invierno del alma. Nos vestimos con el satén que desborda la noche intentando ocultar que somos un lienzo donde las heridas no siempre restañan la sincera entrega de la confianza, la insinuante mirada del alba, todo aquello que da vida a los sentimientos.

Se marchan días y llegan otros prometiéndonos sueños y como siempre pondremos de nuestra parte el coraje, el compromiso, la seducción para que esa sonrisa bordada en rojo no tenga fecha de caducidad, pero no dependerá solo de nosotros encontrar la respuesta a una caricia, no dependerá solo de nosotros escribir un te quiero sobre la piel desnuda de la luna.

Os deseo, de corazón, que vuestras sonrisas, que vuestros sentimientos, en los días que llegan no conozcan el invierno del alma.

Besos.

Lunna

Ingrid Dietrich dijo...

Luna surrealista que te lleva la mano, que te susurra al oído, que te sonríe misteriosa, y la Luna eres tú, grande, brillante y hermonsa. Muuuaaaakkksss

Miguel Ángel Pegarz dijo...

Eres toda una poeta.

MuCha dijo...

disfrutando la belleza de tu blog
que la vida te traiga lo que quiera
sque la luna te ilumine a diario
y el sol bendiga tu arte
Buen comienzo 2016 con salud y paz
un beso abrazos poeta

María dijo...

Ya me contarás...

Feliz Año! Besazos

María dijo...

Buena idea. Manos a la obra.

:)

María dijo...

La luna, fascina.

Feliz Año!

María dijo...

Bienvenida. Todos esos deseos de vuelta para allá.

Un beso.

María dijo...

Tan tú, tan cerca. Gracias.

Abrazazo.

María dijo...

No soy consciente de ello. Simplemente escribo.

Gracias mil!

María dijo...

Mucha, tus comentarios siempre me provocan un suspiro de satisfacción.

Feliz año para ti también. Un besazo.