jueves, 7 de julio de 2016

COSQUILLEANDO

De la red

Siento cosquillas por dentro, ¿quién me descosquillará?, el descosquillador que me descosquille, como mínimo un ojo morado se llevará.

Alguien me regaló un día cientos de instantes inolvidables disfrazados en forma de abrazos, besos, mimos, caricias profundas y cosquillas superficiales.

Los abrazos me produjeron dependencia, ahí me ves a mí, buscando brazos que quieran arquearse alrededor de mi cuerpo, ejerciendo una presión precisa que no ahogue y que no deje caer el misterio.

Los besos son diferentes, aquellos eran libres, me buscaban de improviso, de la misma forma que los dedos tocan a las teclas del piano cuando el músico se concentra en hacerlo bonito.

De repente veo mimos por todos los rincones: gestos, signos, movimientos, que quieren decirme algo... ¡y yo no los entiendo! Los mimos que yo conocía eran diferentes, eran la mano cogida, era retirar el pelo, era pasear desnuda y sentir tu deseo. 

Las caricias se volvieron superficiales y las cosquillas profundas. Las primeras las llevo tatuadas en la piel y echo mano de ellas si es que las necesito. Las últimas, sin embargo, se colaron dentro y ahí las tengo, provocándome cólicos de risa de vez en cuando, gustito a la hora de dormir y dulces espasmos cuando me baño.

Reitero, el descosquillador que me descosquille, un ojo morado se llevará.


16 comentarios:

Noelplebeyo dijo...

hija...te partes todo el rato

no te pondré la mano encima...mis ojos son demasiados bellos para cambiar de color

ana dijo...

Jajajaja cualquiera se atreve a descosquillearte. Un abrazo

Sbm dijo...

Humm, violenta entrada :-P. Y muy chula, pero eso ya lo sabía antes de leerla. Yo no te quitaría las cosquillas, todo lo contrario, te haría alguna. Venga, va, te mando una cosquilla, una sonrisa y si me preguntas, una respuesta :-)

Juana la Loca dijo...

yo ya solo quiero tranquilidad, no necesito quién me haga cosquillas ni quién me las quite....
en fin.... un beso guapísima!!

Miguel Ángel Pegarz dijo...

Precioso y lleno de ternura.

AtHeNeA dijo...

Cosquillas perpetuas en cada rincón de una piel dando cuerda a la vida.

Un abrazo

A. dijo...

La imagen me ha encantado, te cuento que tengo cierta debilidad por las plumas. Desde siempre, poseo algunos pendientes de plumas, collares con alguna que otra pluma, un atrapasueños con plumas de águila y cuando la piel y el valor me lo permitian quise tatuarme una pluma en la base de la nuca, nunca lo hice...
Mi primer blog tenía la imagen de una pluma en la cabecera.
En fin.

Que nadie nos quite esa cosquilla, aunque dure un segundo, aunque las lágrimas amenacen con salir. A mí mas que cosquillas en el cuerpo e gustan en el intelecto y en el alma.

Besos, preciosa.


María dijo...

Quien no arriesga no gana ...

;)

María dijo...

Creo que ha quedado claro, jajaja.

Besos

María dijo...

Que se cosas me mandas! Espera que hago hueco en casa.

:)

María dijo...

Tú eliges, tranquilidad, pues tranquilidad.

Mímate, besos.

María dijo...

Gracias, precioso comentario.

Saludos.

María dijo...

...Y que continúe de por vida.

Abrazazo

María dijo...

Donde sea y como sea, plumas unidas a cosquillas o cosquillas unidas a plumas.

Me alegro de esta casualidad.

Besos mil.

Sicilia dijo...

La precisión en la piel separa la cosquilla y el deseo por laminas invisibles y húmedas....
Yo prefiero habitar la piel sin tocar órganos vitales... Que no puedan poseerte el alma..

Besos signorina
S

María dijo...

Muy buena opción, usted si que sabe.

Besos.