viernes, 6 de abril de 2018

BUEN PROVECHO

De la red
Viajamos a la deriva la mayor parte del tiempo recibiendo golpes de mar que vienen acompañados de sal marina y de mejillones viejos. Nos mareamos y vomitamos cuando, empeñados, damos vueltas y más vueltas alrededor del mismo coral, de la misma piedra o de ese apetitoso mero.

Preparamos la maleta cuidadosamente creyendo que sabemos hacerlo. Pero cuando llegamos a nuestro destino nos falta agua, nos sobra sed y se nos olvidó meter aquella alarma que nos avisa cuando comienza el fuego...

...entonces llego a casa, me quito los zapatos y decido empezar a darle uso a todos y cada uno de los tropezones que me he encontrado por el camino. Por lo que después de avivar el fuego, cuezo en agua salada los mejillones y salo el rico mero. Los corales los aliño con aceite y vinagre de vino y así la ensalada de piedras parece un plato cinco estrellas, pero eso sí, sin Michelin de por medio.

A los golpes los relleno de carne y los meto en el horno a fuego lento, los cocino igual que las berenjenas de mi abuela, más que nada porque comparten el color morado y además tenía la receta en la encimera.

Y por último cojo a la sed y la mareo un poquito. De aquí me sale un postre digno de superar la deliberación del mejor crítico pastelero: "Remolino sin humedad con esencia de romero". 

P.D. El romero lo saqué de aquella gitanilla de Sevilla que me predijo un día un gran viaje y una próspera vida.


10 comentarios:

ana dijo...

Es verdad que viajamos a la deriva, pero nos das unas buenas recetas para subsanarlo todo. Tienes una imaginación magnífica. Un abrazo

Noelplebeyo dijo...

cocinando la vida, te puede salir un gran plato

muy completo

cocinado a fuego lento, o rápido ???

besos

ოᕱᏒᎥꂅ dijo...

mi maceta de romero se me ha secado (real)
ojalá yo supiese hacer tan buen menú como tú, de mis idas y venidas por la vida
besos.

A. dijo...

Uy, que mejor platillo que el día a día. Lástima que muchas veces no sepamos cómo se come y menos disfrutarlo.

Besos.

María dijo...

Siempre hay que buscar lo positivo y aprovechar los "ingredientes" de los que disponemos.

Abrazo.

María dijo...

En ello estamos, todo el día frente al fogón.

Lento, mejor lento.

Un beso.

María dijo...

Intenta recuperarla!

Todo es proponérselo!

Besos

María dijo...

Pues eso ha de cambiar...

Besazos.

RECOMENZAR dijo...

Fascinante tus escritos me dejan sin palabras

María dijo...

Una vez más, gracias!!

:)