domingo, 25 de noviembre de 2012

DECISIÓN


¿Qué piensas hacer con tu vida?

Con esa pregunta nada fácil de contestar comenzó...

Me hubiera gustado contestar como en el anuncio: "la nada más absoluta", pero decirlo así a voces, en público y de día, queda mal visto.

Por dentro lo deseaba, dormir, dormir y dormir, siempre me ha gustado tanto dejarme llevar por lo onírico, allí las personas vuelven a la vida, colocas a cada cual donde se merece y aunque mueras regresas sin heridas.

En la vigilia todo duele, todo toma otro color, los tonos parduscos abundan, caras largas a miles, palabras hirientes por doquier, hechos desagradables, obligadas decisiones tomadas a punta de pistola...

Me dieron a elegir: dinero o familia. Apliqué las premisas aprendidas con mi recordado profesor de filosofía de tercero de BUP y concluí: que si pongo cada concepto en una balanza, no sólo porque la palabra tiene más letras, sino porque hasta donde llega mi razonamiento no hay posibilidad de cuantificar lo material con lo sentimental, me quedo con lo que tiene vida, porque de ello me alimento, por ello respiro y sin ello muero.


... terminó, con un adiós y un portazo.


2 comentarios:

Plebeyo Sir dijo...

Imagina ese otro mundo, complementario al onírico, el de las pesadillas, que persisten incluso cuando abres los ojos...y las sombras te persiguen. Ese es el mundo al otro lado de esa puerta. bien hecho el cerrar con fuerza, no se vaya a escapar algún fantasma

María dijo...

...y la llave al río!!

Gracias.