sábado, 23 de mayo de 2015

SHOW MUST GO ON


My adventure book ha sido diagnosticado de obesidad mórbida.

He oído no hace mucho en algún sitio algo así como que: 1 de cada 4 personas nacen con el "gen de los viajeros". Pues bien, yo creo que nací con el "gen de la aventura" + el "gen del inconformismo" + el "gen de la curiosidad" + el "gen del lánzate si hay huevos" + el "gen de esto lo hago yo porque lo digo yo" + el "gen del viajero", por supuesto.

Todo este batiburrillo junto se ha materializado en un cuerpo de mujer que se ha dedicado la vida entera a escribir: cartas, cuentos, historias, recetas, diarios, blogs y ahora, recién estrenada y con muy buenas críticas, una obra de microteatro que me está haciendo sentir grande por momentos, que me está dando la oportunidad de conocer a mucha gente, que es mi orgullo personal...

...y justo en este momento me invaden los miedos. Noto como si tanta exposición pública me estuviera poniendo en peligro. Yo, prácticamente desnuda y sin escudos, me estoy dejando conocer demasiado, me empiezan a poner nombre y apellidos, se me juzga, se me cuestiona, se me observa, se me analiza... eso que a los demás les resulta tan fácil, a mí, que soy tan compleja.

Metaforeando: de repente pelotas de tenis vienen hacia mí y tengo que mantenerme alerta para esquivarlas. Los primeros días estaba despierta y fuerte, y yo, toda chula, inventaba hasta coreografías nuevas para los bailes de cabezas.
Ahora son balones de rugby los que se me lanzan y ya me va fallando la energía. Me he llevado algún que otro balonazo en la sien que me ha producido, entre otros síntomas, fuertes dolores y calambres en las piernas.


Y en medio del caos en el que reinan mis días, me doy cuenta de que gracias a todo lo que me ocurre estoy escribiendo el libro de mi vida. Ese al que llamé "Libro de aventuras" y que sólo por cumplir a rajatabla con el título elegido, se merece plasmar uno a uno, todos los instantes de cada día. Y estos hoy ya suman 14.975, con todos sus maravillosos amaneceres claros y cada una de sus noches oscuras y frías. 

10 comentarios:

AtHeNeA dijo...

Y a la vez que se escriben aventuras en ese "Libro de historias" se van llenando momentos ... Dias de sensaciones y sentimientos...
El camino se va andando y la vida nos va uniendo o nos va separando de personas, cosas etc.

Un abraz✴
& Enhorabuena

Noelplebeyo dijo...

Es lo que se tiene cuando alguien se convierte en estrella rutilante de los escenarios, del rock and roll y se tiene tantos genes en una mezcla única.

Y mira, casi casi cumples los 15.000, o sea, la niña bonita elevada al mil.

Felicitaciones a todas las células y que la exposición pública sea acompañada de reconocimientos, cariños y halagos. Los balonazos, ya se saben, son inevitables pero pronto se desinflan

Besos

sinparaguas dijo...

No me cabe duda de que es un libro de aventuras maravilloso, que supiste disfrutar y aprender como la que más de los momentos.
Porque se intuye que vives de momentos. Y eso, es precioso.

Mil besos

Juana la Loca dijo...

muchísimas felicidades!!!
yo también me he dedicado toda la vida a escribir... igual que tú con recetas e historias... empecé a escribir una novela que me iba corrigiendo un amigo escritor... pero me considero muy vaga.... empiezo proyectos que me veo incapaz de terminar.....
besos.

María dijo...

Y qué bonito escribirlo encriptado o escondido tras metáforas. A mí es que me encanta que busquen y se encuentren entre las palabras.

Besazo

María dijo...

Jeje, famosa en mi casa!

Mis células te lo agradecen.

Besos.

María dijo...

Ni imaginas la de aventuras que llevo y sí, vivo cada instante elevándolo al máximo.

Besazos.

María dijo...

Seguro que llega el día, en mi caso así sucedió y créeme, mereció la pena la espera.

Abrazo enorme.

Carmen Magia dijo...

Me encanta...

Ahora tiene que salir ese gen que llevas de lánzate si hay huevos, y otro que tienes, pero se te olvidó nombrar: Siempre hacia adelante.

Ya me gustaría a mi haber tenido todos esos genes tan preciosos que tú tienes. Me da una envidia sana.

Es inevitable que las personas te tiren balonazos fuertes, la envidia insana es muy común y tú eres admirable. Creo que eso te debía hacer crecer más y más. Hay un refrán que dice: Medra más el envidiado que el envidioso, y es así...

Que sigas escribiendo siempre tan bonito, y que yo pueda leerte :)

Un beso enorme con mucho cariño. Tienes un gen más, el de transmitir cosas buenas, y conseguir que se te quiera.

María dijo...

Me dejas muda. Valoro tanto tus palabras! Eres tan transparente! Uff, siento que merece la pena haberme embarcado en este mundo sólo por coincidir con seres tan auténticos y bonitos como tú.

Seguiré escribiendo y leyéndote.

Besazo enorme.