jueves, 7 de enero de 2016

DELICADEZA

De la red

Mis ojos se clavaron en tus manos, esas que muestran el paso del tiempo tan bien aprovechado con solo tocarlas.

Me traías una flor en medio de este invierno. Sonreí.

"Es una flor chiquitita y frágil como tú", dijiste. "Cuídala, es para ti".

La cogí con mucha delicadeza y me la guardé en el bolsillo del vestido azul tan vaporoso que vestía ese día.

El camino hasta casa resultó ser muy especial, de repente las nubes se esfumaron del cielo dejando solo un áspero recuerdo y un rayo de sol obstinado, tocándome en el hombro para avisarme, se empeñó en acompañarme allá donde fuera. Tuve que ponerme la mano de visera porque me iba chocando con los viandantes, curiosamente, nadie se enfadaba, todos sonreían y me dejaban pasar como si de una princesa de cuento se tratara.

Al mirar hacia atrás me di cuenta de lo que sucedía, pisara el adoquín que pisara, como por arte de magia, desaparecía. En su lugar brotaba un pequeño bosque con su flora y su fauna autóctona, un ecosistema independiente, lleno de luz, de color verde, saturado de vida.

Llegué a casa y coloqué a mi flor en un pequeño jarrón junto a la ventana, la regué con mucha agua fresca y la rodeé de detalles: jabones artesanales, cajas de música, libros esenciales y mariposas hechas de papel tan reales, tan reales, que por momentos parecía que iban a volar por el aire.

Y así se consiguió el equilibrio, era pasar y verla allí tan radiante, que me recordaba de inmediato a bosques, a sonrisas, a olores frescos y a las manos de alguien que un día la arrancaron de su tierra para que empezara a formar parte de la mía.


12 comentarios:

Noelplebeyo dijo...

Ha florecido

No es un milagro pero es algo difícil de conseguir


Por lo que respecta al ecosistema.... la propia palabra lo dice....es el eco que te descubre el sistema para ser feliz

pues tendrás que cuidarla y evidentemente compartir el esqueje ( y eso que yo de plantas solo se que vivo en una 3ª )

besos

Juana la Loca dijo...

que hermoso!!
yo a parte de mi padre, nadie jamás ha hecho algo por mi.... en fin...
besos calientes para este frío invierno que se nos ha colado.....

Miguel Ángel Pegarz dijo...

Hermoso cuento. Me ha encantado el tono y como lo llevas.
Si quieres "crítica", me sobran "tan", tiene sentido igual. Y luego ya es cosa de estilo y no vas a cambiarlo, pero si eliminases en la mayoría d etus textos el último párrafo, dejarías un sabor a ganas de más.

MuCha dijo...

gracias por compartir a traves de tus letras y comentarios

AtHeNeA dijo...

Resulta reconfortante observar como pequeñas emociones sostienes grandes sensación es y perfilan sonrisas o levantan corazones.

Un abrazo de luz

mukali dijo...

He sentido esa sensación alguna vez.
Niños que me han regalado una flor tratando de demostrarme su cariño...y con tan simple gesto, la sensación se ha convertido en magia, en una felicidad tan simple como cotidiana. Se del valor de esas flores y lo mucho que merece atesorarlas.

Un saludo.

María dijo...

A veces, los milagros existen. Y la presencia de ellos, te hacen feliz.

Besos.

María dijo...

Seguro que hay detalles que se te olvidan. Muchos darían la vida por ti.

Abrazazo.

María dijo...

Agradezco tu visita, comentario y crítica.
Es mi estilo, tú lo dices, no son historias ficticias y como tal, tienen su conclusión .

Un abrazo.

María dijo...

A ti por formar parte de este mundo tan bonito.

Besos.

María dijo...

Creo que es el secreto de la felicidad, ser consciente de lo pequeño y colmar de detalles las vivencias tan planas que llevamos actualmente.

Besazo.

María dijo...

Tienes razón, y viniendo de manos de los niños... Ellos saben la grandeza que poseen los detalles.

Gracias por la visita. Un saludo.