jueves, 16 de octubre de 2014

ORDEN



Hoy fui a una carnicería pequeña y en sus vitrinas vi género nuevo. Lo tenían anunciado con carteles fluorescentes, flechas apuntando grandes ofertas 2 x 1 y trípticos informativos sobre su beneficio probado.

Lo que se vendían eran corazones, de varios pesos, tonos, tamaños, sin cicatrices ni moretones.

Se decía en los folletos que el amor romántico está desapareciendo, que en los colegios sólo musculan los cerebros y olvidan trabajar los sentimientos. "Nos encontramos, decían los expertos, con jóvenes sin esperanza y con mayores apagados y descontentos".

La campaña de promoción fue idea de un niño, empezó a ser consciente de que su misión en la vida era ser mensajero, deseaba ir puerta por puerta, entregar el paquete, explicar el motivo, leer esos cuentos antiguos donde se mostraba todo lo bonito, aconsejando apagar las televisiones y escribir en un diario cada día algo distinto.

Comprobó que la mayoría de la gente tenía problemas de articulación, una dificultad importante para pronunciar dos palabras seguidas, sin bloqueos, titubeos, errores o fallos en la dicción.

Casualmente conocía a una logopeda que después de observar detalladamente y analizar punto por punto la situación, dio con la raíz del problema: faltaba volumen en el corazón, esa parte en la que se guardan los "te quieros", los cariños, el amor, sin embargo sobraban centímetros en el apartado de sumisión, obligaciones, celos, mentiras y traición.

Comenzaron entonces a fabricarse suplementos, coranzoncitos de músculo nuevo y tonificado que corrigen los defectos del antiguo corazón, tomar un par de ellos a la semana y se notará el cambio a tu alrededor.

Decidí esta mañana comprar kilo y cuarto de ellos y aquí me tienes, preparando cajitas con adornos para regalarle a mis seres queridos corazones repletos de vitaminas y amor, quiero oír palabras bonitas en todo momento, olvidar el pasado y vivir con tesón.



6 comentarios:

Noelplebeyo dijo...

te pusiste, entonces un lazo



eres toda corazón

un beso

Nadia Alejandra dijo...

El mundo necesita más corazones como el tuyo, de los que no se cansan de latir :)

Juana la Loca dijo...

yo necesito comprar para mi sola un par de kg.... el mío últimamente sufre muchísimo.... tiene más costuras que un pantalón....
un post precioso!
besos

María dijo...

Roja me pongo con tanto piropo, ya tengo en común con el corazón el color.

Abrazazo.

María dijo...

... Y a un ritmo que da vértigo!!

Gracias, gracias y gracias. Un besazo.

María dijo...

Te los envío gratis, congela por si hacen falta más adelante. Ahora toca cuidar las costuras, tú y sólo tú sabes lo que necesitas.

Besazo.