jueves, 23 de octubre de 2014

SIN MIRAR ATRÁS


El ser humano, siempre buscando nuevos horizontes donde perderse, montañas que subir, ríos por los que deslizarse, contar estrellas antes de dormir.

Como si se hubiera tratado de afrontar una expedición peligrosa, de una competición de alta categoría o de prepararme para pasar un gélido invierno en el polo, así ha sido mi último año: aprender a escucharme, hacerme caso, despacito, pero por el camino correcto, ir andando sin descanso, desprendiéndome de lo que me pesa, añadiendo gente que me escucha y me interesa, haciéndome un poquito más grande cada día, más segura, más humilde, menos compleja, más sencilla.

Siento que ahora estoy comenzando mi aventura, importante ir sola, es necesario oír tus pasos, escuchar ulular a los autillos, disfrutar de la coreografía que describen las hojas de los castaños cuando caen al suelo sin vida, ¡siempre me ha parecido una forma tan bonita de morir...! acaba tu ciclo, cambias de aspecto, en silencio te separas de tu entorno con un clic a modo de despedida y te dejas llevar hasta donde el viento quiera, mueres y es la primera vez que eres libre, ironía del destino.

El objetivo es mirar siempre de frente, dejar en su sitio lo que ya pasó, tener valor para empezar de cero cada día al despertar, dormir sin malos recuerdos, soñar con peces y con el mar, curar las heridas de los pies que se vayan haciendo, mimarse a uno mismo cuando el miedo se acerque corriendo, sonreír mucho, conseguir moldear arrugas alrededor de los labios que muestren al mundo la calidad de tu vida y que ésta sea pata negra, calidad diez desde que abres los ojos por la mañana, hasta que te quedas dormida.


10 comentarios:

Noelplebeyo dijo...

Voy a convertirte en libro de cabecera para irme a dormir y despertar y poder consultarte. Me ha encantado el ver autillo, y me han entrado ganas enormes de salir al campo, y ver desde fuera el mundo

Juana la Loca dijo...

un relato precioso!
me alegra que avances en la vida en el sentido que te marcas
yo sin embargo me dejo llevar, por la familia, por los acontecimientos, por los amigos.... estoy en esa etapa en la que no soy yo misma...
solo espero ser lo suficientemente valiente para emprender el mismo camino que tú has elegido.
besos.

Katrina dijo...

Bellas palabras y más bello el momento de la vida que reflejan. Me quedo con ese seguir adelante, rearmarse, curar las heridas y emprender el vuelo...

éxito en todo lo que el camino te traiga
Saludos

Pitt Tristán dijo...

Bellas reflexiones que nos sirven para todos, para reinventarse, para fluir.
Enhorabuena.

María dijo...

Velar tus sueños, llenarlos de autillos... Qué más se puede pedir!

Amigo mío!!

María dijo...

Llegará el momento en el que la valentía no parezca una cualidad que los demás poseen. Elige vivir, tú vida!

Besazos

María dijo...

Cierto, bello momento, esperando con ansia agarrar fuerte todo lo que venga!

Besos

María dijo...

A guardarlas en la memoria para siempre!

Gracias por la visita !

Sakkarah Carmen Magia dijo...

Mientras describes lo que ha sido tu último año, tomo nota, porque deseo hacer lo mismo que tú…

Precioso como describes la naturaleza a la que adoro… Me entran ganas de estar ahora mismo en mitad del campo, entre un paseo de castaños que hay cerca de donde voy.

Me encantaría poder dejar atrás lo que ya pasó, aunque cuando creo que voy a conseguirlo, vuelve a mi y tengo que empezar de nuevo. Me encanta sonreír, como dices, y eso intentaré hacer siempre.

Me encanta lo que escribes, me gusta tu profundidad… Te admiro!!

Un beso muy, muy grande.

María dijo...

No voy a decirte que esté siendo fácil, esos pequeños avances y las vueltas atrás forman parte del proceso, pero casi sin darte cuenta estás adelantando pasos.
Aquí me tienes si necesitas una mano amiga.

Te admiro yo a ti, por tener paciencia para leerme y sacar lo que va implícito en las palabras.

Abrazazo.