jueves, 26 de febrero de 2015

ALTOS Y ESPIGADOS

De la red

Con zancos, porque hay temporadas en la vida en las que dar pasos adelante se presenta complicado.

De puntillas, si eres una elegante bailarina luce, pero si te obligan a permanecer en esa postura duele.

Con zancos y de puntillas, porque si añadimos lo que parece un simple movimiento al caminar con zancos, el transitar normal de nuestros días se vuelve casi imposible.

Nací para expresar lo que llevaba dentro, comencé tímido, sencillo. Poco a poco he ido encontrando las palabras adecuadas a cada momento vivido.

Hay días en los que parece que bajo en picado hasta el centro de La Tierra, que en el descenso me araño los brazos con las piedras que encuentro por el camino, que mi piel se quema según me acerco al núcleo, que mi vista se nubla por no llevar los ojos protegidos.

Otros sin embargo, me elevo hasta las nubes y doy largos paseos respirando aire puro, la calma me invade, la soledad me alivia, el color azul tan intenso del cielo provoca que las lágrimas que guardo en el bolsillo de la felicidad broten porque no quieren perderse ni ellas ese espectáculo tan brutal.

En todo este tiempo he aprendido que lo verdaderamente importante es intentar disfrutar también del camino. Del que nos lleva al mismísimo infierno, porque de él volveremos renovados, cansados sí, pero con kilos y kilos de aprendizaje y conocimientos. Y del que nos envía al cielo, ese que produce vértigo según se sube y del que bajamos gruñendo porque no queremos.

Voy a barnizar una vez más los zancos y quizá le pinte flores, notas musicales y animalillos. Me los pondré cada mañana para practicar en cuestas o subir bordillos. Quiero llevarlos puestos cuando suba o cuando baje y deseo que sus desventuras dejen su firma en privado o en público, pero en un público reducido.

10 comentarios:

AtHeNeA dijo...

Son los contrastes que se ven cuando miras sobre y bajo... Y hilo que delimita.
Hilo sobre el cual un trapecista sale a escena y tú crees que se hilo bajo los pies ... Duele
Te estremeces...
Otras piensas en las formas y maneras en las un cable nos ha sacado de situaciones diversas...

A veces sentimos una cosa y según nos acercamos alejamos... O incluso inmóviles algo cambian y nosotros también.

Flores... Música.. Primavera... Salir a la calle y soñar con su aroma que libera.

Un abrazo de luz y disculpa mis divagaciones ... Yo también ando por las nubes y al rato ... Bajo del cielo.

Noelplebeyo dijo...

Pero que bien te explicas, releches !!!!

Me llama la atención ese complejo mundo que todos, en mayor o menor medida, disponemos, y como en sus idas y venidas, construimos, aún a costa de heridas, ampollas, que otras veces masajes. En tu caso, lo haces con la elegancia de unos zancos y la osadía de ir de puntillas. A mí, con que pises, me vale. Así los veré de colores.

Me imaginé un post así alguna vez. Sobre todo desde verano.


Besos

Juana la Loca dijo...

yo últimamente camino mucho de puntillas, más que nada por no hacer demasiado ruido y tener que aguantar al personal.... pero me doy cuenta como tú bien dices que estoy agotada de esa postura, y quisiera caminar como Noel... descalza y en plano....
besos.

Nadia Alejandra dijo...

A fin de cuentas lo importante no es qué tan rápido avances, lo que realmente vale es que jamás dejes de andar. Con zancos, de puntillas, dando brincos... pero siempre hacia delante :)

Un abrazo.

Carmen Magia dijo...

Me encantaría estar en ese público reducido.

Eres una persona con una riqueza interior sorprendente y, subas o bajes en la vida, siempre lo harás con intensidad, estás muy, muy viva.

Da pena cuando las personas pasan por la vida casi sin sentir, de manera frívola.

Me ha encantado tu post y tus zancos :)

Un beso grande, grande.

María dijo...

Me encantan tus reflexiones y ver que he encontrado una compañera de viaje.
Nos entendemos a la perfección, por favor, no cambies nunca.

Un besazo

María dijo...

Pues el resultado se hizo esperar, pero la lección se impartió ;)

Muackksss

María dijo...

Deja tus huellas, nadie se molestará y podrán seguirte cuando te echen de menos.

Abrazo

María dijo...

Totalmente de acuerdo y en esas estamos.

Tu visita y tus comentarios me agradan enormemente.

Besos

María dijo...

Carmen, eres pura magia.

Sé que diferencias muy bien el estar VIVO del vivir, sin más.

Estás dentro de ese público reducido, primera fila, ni lo dudes.

Abrazazo